INFANCIA Y EDUCACIÓN EN LA ANTIGUA ROMA

¿Sabías que los padres tenían el derecho a rechazar a sus hijos en el momento de su nacimiento? ¿Sabías que hasta los 12 años era habitual que los niños y niñas romanos acudiesen juntos a la escuela? ¿Y que la herramienta que utilizaban como cuaderno era una tablilla de cera que se escribía con un punzón y luego se podía borrar?

Uno de los grandes errores de muchos libros de texto y manuales de Historia es que tienden a generalizar sobre los usos y costumbres de una determinada civilización sin poner al lector en preaviso. Así sucede, por ejemplo, cuando nos referimos a la Antigua Roma, una civilización que perduró más de un milenio, y cuyas prácticas y tradiciones fueron evolucionando en todo ese tiempo. De esta forma, debemos tener muy presente que cuando se habla de magistraturas e instituciones políticas romanas, medicina y costumbres culinarias, o incluso educación, tema que vamos a tratar a continuación, suele hacerse sin distinción entre los años de la Monarquía, República o Imperio, si bien la mayor parte de los datos con los que contamos suelen concernir a este período.

Resultat d'imatges de educacion antigua roma
Maestro con sus alumnos

En este artículo os hablaré, pues, de la educación, descrita de forma general pero lo más ajustadamente posible a lo que acaeció en los tiempos en los que Roma era el centro de la civilización en el Mediterráneo.

El nacimiento y el nombre

Los romanos ya poseían conocimientos sobre el aborto y existían una serie de brebajes para impedir que el embarazo siguiese adelante. Sin embargo, salvo en casos excepcionales, la llegada de un bebé se consideraba una bendición, más aún en el caso de los varones, de manera que la mayoría de los embarazos seguían adelante.

En todo caso, el padre del niño tenía la posibilidad de rechazar al recién nacido dentro del marco legal del derecho romano. Así, pese a que el bebé llevara sus genes, podía desentenderse de éste si no lo tomaba en brazos cuando lo ponían a sus pies inmediatamente después de nacer, en una ceremonia conocida como TOLLERE FILIUM (coger al vástago en brazos).

Resultat d'imatges de nacimiento antigua roma
Nodriza cuidando de un bebé

En los casos en los que el recién nacido era rechazado, algo que fundamentalmente se relacionaba a la incapacidad económica de la familia para mantenerlo, éste era abandonado ante la puerta del domicilio o bien en la COLUMNA LACTARIA, delante del templo de la Pietas, donde lo mejor que les podía pasar era que una madre infecunda los recogiese. Principalmente, si no morían de inanición, estos bebés serían utilizados para su explotación en la esclavitud.

Resultat d'imatges de columna lactaria

Los bebés se enfrentaban a un destino peor si nacían con algún tipo de discapacidad apreciable. Lo normal en estos casos era darles muerte, considerando en su venida algún tipo de maldición divina, y asumiendo que se hacía un bien, pues el niño o la niña no tendrían ninguna posibilidad de sobrevivir en aquella sociedad. Esta concepción es prácticamente idéntica a la que durante mucho tiempo nos ha aterrorizado de la comunidad espartana, y que sin embargo era absolutamente común en un mundo mucho más peligroso que el nuestro, y en que la supervivencia solía depender de la fuerza.

Resultat d'imatges de NIÑOS ESPARTA MONTE TAIGETOS
Espartano examinando a un recién nacido en el monte Taigetos. Si no era perfecto, lo despeñaría

Si, en cambio, el padre en lugar de darle la espalda y abandonarlo tomaba al bebé en brazos, significaba que lo acogía de buen grado en su familia. Al octavo día le daría nombre en caso de ser niña, y al noveno si era varón. Se les daba el PRAENOMEN, o nombre de pila, pues el NOMEN y el COGNOMEN eran similares a nuestros apellidos, y por lo tanto, imborrables. En ambos casos se entregaría un amuleto al recién nacido en esta fecha. Una BULLA (colgante) en el caso de los niños, y una LUNULA en caso de las niñas. En ambos casos se quería favorecer la suerte en la infancia.

Resultat d'imatges de bulla roman child
Bulla de un romano de clase alta

Evidentemente, la calidad de los objetos y dones recibidos en la infancia dependía mucho de la condición social, y difería en el caso de los esclavos, cuyo estatus, igual que la de sus padres, no superaba el de “objetos parlantes”.

Los primeros juguetes eran CREPITACULA (sonajeros), y a éstos seguían otros como pelotas de cuero y esparto, muñecos y móviles de madera, e incluso andadores para ayudarles en sus primeros pasos.

Resultat d'imatges de juegos infantiles antigua roma
Relieve en el que se presentan algunos juegos

En los casos de las familias bienestantes, era habitual que la lactancia se encomendase a una NODRIX (nodriza), habitualmente una esclava lactante que también se encargaba de atender al bebé en otros asuntos como el aseo y le enseñaba a hablar.  

El primer educador

Además de en la nodrix, la educación del niño cuando todavía era un mocoso recaía en el NUTRITOR, un pedagogo que trataba de entregarle las nociones básicas del conocimiento. Durante los primeros años éste, y especialmente su madre y hermanos se encargaban de que el chiquillo adquiriese buenas costumbres y comportamiento social adecuado. En esta época el crío alternaba mucho más con la nodriza y el nutritor que con su padre, al que llamaba DOMINE (señor). Solo en el ámbito más privado los pequeños llamaban cariñosamente a su padre TATA (papá).

Resultat d'imatges de crepitacula roman child
Mater con su hija

Asimismo, los pequeños escuchaban atentamente las historias de sus antepasados patrios, y de la mitología, conociendo de primera mano las leyendas de la Ilíada y la Odisea. El nutritor también les enseñaba a hablar, en latín, y griego, sólo si se trataba de una familia noble, pues la lengua de Homero era un signo distintivo respecto de la plebe.

La escuela

A partir de los 6 años, aunque no había legislación específica para ello y las edades podían cambiar, los niños podían acudir a la escuela. Tampoco estaban obligados a ello, y los vástagos de la plebe a esa edad muchas veces ya empezaban a trabajar en el oficio de sus padres.

Habitualmente a la SCHOLA acudían acompañados por el nutritor niños y niñas hasta los 12 años, cuando se separaban por sexos. Solo los más ricos continuaban estudiando en la pubertad.

Resultat d'imatges de escuela antigua roma
Ludus Magister con sus estudiantes

A esta edad los niños, que vestían aún la denominada TOGA PRAETEXTA (toga infantil), jugaban con canicas, peonzas, aros, carretes, carros tirados por perros, espadas de madera y pelotas. Las niñas jugaban a cocinitas y con muñecas articuladas de madera o tela. Asimismo, entretenimientos como pares y nones, la gallinita ciega, cara o cruz, el escondite o el pilla-pilla eran de sobra conocidos.

Resultat d'imatges de educacion antigua roma
El juego de las tabas, y los aros

Resultat d'imatges de niños antigua roma

Un LUDUS MAGISTER (maestro de juegos) les hacía aprender las historias de la mitología y las obras de los clásicos griegos, y perfeccionaba su lectoescritura, que luego se reforzaban en casa con el nutritor. Eran excepcionales las niñas que continuaban estudiando después de los 12, y si lo hacían era en el ámbito doméstico junto a un preceptor, pues a los 14 años ya eran consideradas DOMINA o KYRIA (adultas), y por lo tanto podían entregarse en matrimonio. Tal era la función social a la que estaban destinadas las hijas: encontrarles un buen partido para reforzar la posición de la familia.

Otras materias que se impartían, además de griego, Homero (que era una asignatura propio) y latín, eran deporte, música, filosofía y retórica.

Resultat d'imatges de busto de homero
Busto del poeta griego Homero

El ludus magister enseñaba a los niños a leer, escribir y hacer cuentas a partir de los 6 años a través de diversos métodos, como las letras de marfil o madera. Para practicar la gramática, los pequeños utilizaban tablillas de cera que escribían con STILUS (punzones), mientras el maestro les observaba desde una CATHEDRA (silla). Los niños se sentaban en escaños o taburetes.

Resultat d'imatges de tablilla de cera antigua roma
Tablilla con punzones para escribir

En una segunda etapa los niños entraban a cargo de un GRAMMATICUS, con el que se daba una mayor profundidad a lo aprendido en la educación primaria, haciéndose especial hincapié en los textos escritos.

El último período en la escuela, habitualmente hasta los 14 años en las niñas y los 15 en el caso de los niños, estaba a cargo de un LUDI RETHOR (retórico), maestro de oratoria, disciplina que sería muy importante para ellos en especial si deseaban ostentar una magistratura civil o militar en el futuro.

Resultat d'imatges de ciceron hablando
La retórica era fundamental para convencer a la audiencia del Senado y las asambleas

Estudios superiores

Entre los 16 y los 17 años los jóvenes adinerados abandonaban la escuela y comenzaban el CURSUS HONORUM, carrera pública, que incluía formación militar.

Resultat d'imatges de cursus honorum magistraturas
Principales escalones del cursus honorum

Legalmente, no había una edad para considerarse mayor de edad, pero dejaban de ser impúberes cuando el padre les otorgaba la TOGA VIRILIS. Se llevaba a cabo en esta fecha una gran fiesta y los jóvenes entregaban ofrendas a la diosa Juventas. La toga era la indumentaria distintiva del ciudadano romano, y en este caso servía también para distinguir al niño del adulto y al ciudadano libre del esclavo.

Resultat d'imatges de escultura toga
Romano togado

Durante estos años, y previamente al matrimonio, era común que los jóvenes se asociasen en COLLEGIA JUVENUM para practicar deportes, esgrima, caza y otras actividades de ocio. Normalmente en esta época los chicos se iniciaban en las prácticas sexuales con la servidumbre, mientras que a las chicas este terreno les estaba vedado hasta el matrimonio.

Resultat d'imatges de mosaico jovenes cazando roma
Jóvenes practicando la caza

Algunos jóvenes que iniciaban el cursus honorum, como fue el caso del famoso Cicerón, si deseaban formarse más en alguna disciplina, además de la carrera militar podían viajar en busca maestros, especialmente en Grecia, que podían perfeccionar su filosofía, su conocimiento de las leyes, o su oratoria. El jurista, por ejemplo, recibió en el país heleno las lecciones de los sabios Antíoco Ascalón, Zenón, Fedro, Posidonio de Apamea y Apolonio Molón.

Otros muchos jóvenes de la clase senatorial, la más elevada en la sociedad romana, hacían carrera dentro del ejército, y su posición social les permitía comenzar como oficiales, en un escalafón más elevado que los soldados rasos. Fue el caso de Julio César, que a los 19 ya había recibido la más alta condecoración militar romana por haber salvado a todo un regimiento, la corona cívica.

File:The so called “Augustus Bevilacqua”, bust of the emperor Augustus wearing the Corona Civica, Glyptothek, Munich (9897920023).jpg
Busto de Augusto, hijo adoptivo de Júlio César, con la corona civica

En el caso de los oficios comúnes, a los que se dedicaban ciudadanos libres de clases inferiores, como la alfarería, la carpintería o la joyería, la educación se desarrollaba de forma similar a lo que conocemos de la edad media, cuando los muchachos debían trasceder de aprendices, pasando por el rango de oficiales, a maestros. Los gremios o corporaciones se reunían en COLLEGIA y normalmente poseían locales comúnes en las encrucijadas de las calles, en las que además rendían tributo a algún dios. 

Resultat d'imatges de collegia antigua roma
Comercios en una calle de Roma (recreación)

OS DEJO UNOS VÍDEOS PARA SEGUIR INDAGANDO:

LA EDUCACIÓN ROMANA 1:

LA EDUCACIÓN ROMANA 2:

LA INFANCIA EN EL MUNDO ROMANO:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s