LOS CÁTAROS Y LA CRUZADA DE SIMÓN DE MONTFORT

¿Sabías que el cristianismo CONCIBIÓ decenas de herejías que fueron perseguidas con fiereza por el dogma romano? ¿Sabías que Pedro II de Aragón, llamado el Católico, murió en defensa de la causa cátara? ¿Y que se dice que los cátaros poseían el Santo Grial?

El CATARISMO fue solo una de las decenas de doctrinas cristianas consideradas heréticas por la Iglesia Católica. Una creencia se convertía en anatema simplemente por establecer una lectura distinta de las Sagradas Escrituras y de la regla institucionalizada.

Resultat d'imatges de catarismo
Estela conmemorativa de la masacre cátara de Montsegur

Es fácil observar en todo ello la voluntad de dominio y control por parte del pontificado, siempre interesado en mantener la supremacía sobre el conjunto de los creyentes, especialmente en la Edad Media, cuando los Papas eran algo así como un primus inter pares entre los reyes cristianos.

Resultat d'imatges de primer concilio de nicea
El Primer Concilio de Nicea combatió diversas herejías, entre ellas el arrianismo

Así, una sencilla permutación en el dogma y la práctica podía convertir a un grupo de cristianos en herejes y enemigos de la Iglesia. Y si, como en el caso de los cátaros, esta creencia contaba con apoyo político, el asunto se tornaba más espinoso para la Santa Sede, interesada en mantener la completa observación de la cristiandad y de sus reyes.

Pero, ¿en qué creían los cátaros para ser considerados herejes?

El catarismo llegó al occidente europeo desde Bizancio. Allí, en el Imperio Romano de Oriente, varios grupos maniqueos habían sido expulsados, de manera que se propagaron por diversos países, desde Tracia (Bulgaria), hasta el sur de Francia, donde sus ideas arraigaron con fuerza.

Resultat d'imatges de europa en el siglo XII MAPA
Mapa de Europa en el siglo XII

Sin embargo, el catarismo se distinguió de otras doctrinas maniqueístas como el paulicianismo y el bogomilismo, y si bien muchas de sus creencias coincidían, las prácticas religiosas que se establecieron en buena parte del Mediodía francés fueron consideradas una herejía propia por parte del pontificado de Roma.

Los cátaros, que en cierto modo también mamaron del gnosticismo, eran profundamente DUALISTAS ONTOLÓGICOS. Esto significa que consideraban que la realidad entera estaba constituida por una mitad negativa y oscura y una mitad positiva y reluciente. La primera mitad era el mundo terrenal, observado por ellos como una realidad maléfica forjada por el propio Diablo. La segunda era el cielo, el mundo inmaterial, que era el Reino de Dios.

Resultat d'imatges de maniqueismo

Los cátaros adoptaron así el pensamiento platónico según el cual Satán (tal y como el Demiurgo de Platón) había creado el mundo terrenal tratando de imitar al Reino de Dios. Claro está, que el mundo material no era más que una pérfida reproducción de los Cielos, y ahí es donde entra la Iglesia Católica. Para los cátaros, esta institución, establecida en una realidad creada por el Diablo, no podía ser otra cosa que una herramienta de putrefacción y perversidad. Tal vez no erraban en esta última apreciación.

Según el catarismo una buena actitud en la vida material no podía asegurar la salvación eterna. Es evidente que la virtud es imposible en un mundo construido por el Diablo. Así que su única posibilidad para la salvación era la fe gnóstica, esto es, el profundo conocimiento de Dios a través de una vida dedicada al ascetismo que nos conecta con la realidad inmaterial.

Rechazaban también el sacramento del bautismo, al ser el agua un elemento material y por tanto impuro, y el matrimonio con fines de procreación, pues para ellos era un crimen traer al mundo un alma pura para encerrarla en una realidad material creada por el Diablo.

Resultat d'imatges de maniqueismo
Metáfora del Maniqueísmo

También poseían restricciones en cuanto a los alimentos. No consumían aquéllos que procedían de la generación en los animales, como los huevos, la carne y la leche. Y tan solo consumían frutas, verduras y pescado, pues éste último no era considerado “carne” sino un fruto espontáneo de los mares.

En cuanto a Jesucristo, creían en él, pero no como una encarnación de Dios, sino como una aparición de la divinidad en el mundo terrenal para mostrar la vía de la salvación a los seres humanos encerrados en lo material.

El CONSOLAMENTUM era el único sacramento que poseían los cátaros. Tenía visos del bautismo (sin agua), la comunión y la extremaunción, y únicamente se administraba a los ascetas de ambos sexos que cumplían con las reglas alimenticias y con el celibato, considerados PARFAITS (perfectos), y asimismo a todos los demás antes de la muerte.

¿De dónde viene el nombre “cataros?

Es algo todavía incierto, pero parece que el término podría derivar del griego “katharós”, y significaría “puro”, en relación a los miembros (Parfaits) más elevados dentro de las sociedades cátaras. Otros han señalado también la palabra “cattus”, gato en latín. En este caso sería una denominación impuesta por sus enemigos al considerarlos adoradores del Diablo, pues los gatos siempre se han asociado con ello.

Resultat d'imatges de ciudad catara albi
Albi en el presente

A finales del siglo XII los cátaros también asumieron el nombre de “albigenses”, puede que por la ciudad occitana de Albi, aunque se trata de algo incierto pues el centro cultural de los cátaros era Tolosa.

El tablero político del Mediodía francés

La herejía cátara fue abrazada por amplios sectores de la población del Mediodía galo, destacando el gremio de los tejedores,  de todas las condiciones sociales, y apoyado por muchos señores feudales.

Resultat d'imatges de papa eugenio III
Eugenio III

Esta situación incomodó a los diversos Papas de Roma, y ya en 1147 Eugenio III envió una serie de legaciones con el objetivo de reconducir a los cristianos influidos por el catarismo. Bernardo de Claraval en sus prédicas obtuvo algunos éxitos que a la postre resultaron insuficientes.

Resultat d'imatges de san bernardo de claraval
San Berbardo de Claraval

En 1179, el cardenal y obispo Enrique de Albano tomó el mando de las operaciones y organizó una cruzada que en 1181 se apoderó de la ciudad de Lavaur, bajo dominio albigense. Sin embargo, esto no debilitó en demasía a los cátaros.

La situación se hizo más complicada en tiempos de Inocencio III, después de que el rey de la Casa de Aragón, Pedro II el Católico, empezase a intervenir políticamente en el conflicto. Al principio su postura fue la mediación, más aún después del matrimonio de su hermana Eleonor con el conde Raimundo VI de Tolosa. Esto sucedió en 1200. 4 años más tarde, el rey aragonés sacaría un mayor partido de la situación al casarse con María, herdera de Guillermo VIII, Señor de Montpellier, matrimonio a través del cual la Corona de Aragón se apropiaba de amplios territorios en el Languedoc.

Resultat d'imatges de pedro II el católico
Pere II el Catòlic

Cuando Inocencio III descubrió el verdadero poder que estaba acumulando la Corona de Aragón en el sur de Francia trató de acercarse a Pedro II el Católico. De tal manera que llamó al monarca aragonés y él mismo lo coronó en Roma convirtiéndolo en su vasallo y aliado.

Resultat d'imatges de inocencio III

Así pues, el tablero de ajedrez en el Mediodía francés quedó muy equilibrado. Por una parte se hallaban los señores occitanos fieles a la herejía, por otra los nobles del centro y norte de Francia quienes, ansiando los territorios de los cátaros, apoyaban a la Santa Sede al amparo del rey de la dinastía de los Capetos. Por último, Pedro II el Católico había asumido una posición intermedia en la que se limitaba a defender los territorios de sus señores vasallos y asimismo sus intereses territoriales, siempre tratando de no ofender al Papa, de quien era a su vez súbdito desde 1204.

A comienzos del siglo XIII la situación comenzó a precipitarse hacia el abismo. A pesar de que tras su coronación Pedro II de Aragón presidió en Béziers un concilio entre clérigos cátaros y católicos, la reconciliación, y especialmente la renuncia de los herejes que pretendía el Papa eran objetivos inalcanzables. Inocencio III llegó a suspender la autoridad de los obispos occitanos, y envió como legado al monje del Císter Pedro de Castelnau con el encargo de excomulgar a los señores que permanecían fieles a los albigenses.

Nos encontramos entonces, con uno de los detonantes de la gran violencia que se desataría a continuación. Pedro de Castelnau excomulgó en nombre de Inocencio III a Raimundo VI, conde de Tolosa, ante las reiteradas declinaciones de éste a renunciar al catarismo. Recordemos que se trataba del cuñado de Pedro II de Aragón.

Entre otras reclamaciones, Raimundo VI se negó a acatar con la expulsión de los judíos de la administración territorial y con la persecución de los albigenses. Como consecuencia, el monje cisterciense fue asesinado en las cercanías de la abadía de Saint Gilles por parte de un escudero del conde, que siempre defendió haber actuado por su propia voluntad. Difícil de creer.  

La Cruzada albigense

Inmediatamente, el calumniado Pontífice acudió a Felipe II Augusto de Francia instándole a dirigir una cruzada en su nombre contra los herejes. Pero éste, más interesado en su conflicto con el inglés Juan Sin Tierra, declinó la oferta en un primer momento.

Resultat d'imatges de felipe ii augusto de francia
Felipe II Augusto

Por aquel entonces Inocencio III podría haber encargado la empresa a Pedro II el Católico, pero a pesar de su condición de súbdito el Papa no se fiaba de él, pues durante mucho tiempo había tolerado e incluso facilitado la predicación de los cátaros en sus territorios y en los de sus vasallos.

El Santo Pontífice hubo de esperar hasta 1207 para renovar su llamamiento al rey de Francia, extendiéndolo ahora a una serie de nobles franceses, de quienes conocía sus ambiciones territoriales en el sur del país. En la lista estaban el duque de Borgoña, así como los condes de Nevers, Bar y Dreux.

Resultat d'imatges de simon iv de montfort
Busto de Simón de Montfort

Felipe II de Francia renunció a implicarse personalmente en la cruzada, pero permitió a los señores, encabezados por Simón de Montfort, dirigir una acción militar que comenzaría a materializarse en la batalla de Béziers.

La batalla de Béziers (1209)

El 22 de julio de 1209 el ejército cruzado se enfrentó con la resistencia cátara en Béziers. Las poderosas mesnadas de los barones franceses habían salido poco antes de la ciudad de Lyon, constituyendo un temible ejército de más de 20.000 efectivos. A ellos se unió Arnaldo Amalric, el conocido “abad blanco”, arzobispo, legado papal e inquisidor, que ejercía como líder espiritual de la cruzada en nombre de Inocencio III.

Resultat d'imatges de la cruzada de simon de montfort mapa

Las huestes de Montfort pasaron por Montpellier, donde se ocultaban muchos albigenses, pero pasaron de largo al hallarse la ciudad bajo la protección de Pedro II de Aragón, vasallo de Roma. Pocos días después se establecían en los límites de Béziers.

Arnaldo Amalric tomó el mando de las negociaciones. Trató de forzar a los habitantes de la bastida (villa fortificada) para que entregasen a los herejes, pero éstos se negaron, confiando en el resguardo de su recinto amurallado. Nada más lejos de la realidad, el día de Santa Magdalena las tropas de Montfort lograron penetrar en Béziers en tumulto. Fue entonces cuando una enorme confusión se apoderó de los cruzados, que comenzaron a preguntarse cómo podrían distinguir en el seno de la villa entre herejes y católicos. El inquisidor “abad blanco”, según se cuenta, espetó a sus guerreros: “¡Asesinadlos a todos! Dios sabrá reconocer a los suyos”.

Resultat d'imatges de batalla de beziers 1209
Habitantes de Béziers llevados a la hoguera

Sus palabras conllevaron la aniquilación de unas 7.000 personas, incluidos mujeres y niños, que fueron pasados a cuchillo en el templo cristiano de la localidad. Béziers fue saqueada e incendiada, y Montfort trató de convertirla en un ejemplo para los demás herejes.

Aterrados por la suerte corrida por los habitantes de Béziers, muchas villas se rindieron sin presentar batalla. Tan solo Carcasona representó una excepción, pues contaba con unas formidables defensas, pero finalmente hubo de entregarse por falta de agua. En esta ocasión, sin embargo, se optó por forzar el abandono de los herejes de la ciudad. Por aquel entonces, el Señor de Montfort comenzó a ver premiada su acción militar al asumir el control de las tierras de la poderosa familia Trencavel.

Resultat d'imatges de carcasona
Vista actual de Carcasona

Entre 1210 y 1211, Simón de Montfort tomó otros bastiones como Minerva, Termes, Bram, Lavaur y Cabaret, y una vez que el catolicismo hubo recuperado el control sobre la zona, la Inquisición empezó a actuar con dureza contra los herejes, condenando a un buen número a arder en la hoguera.

Los intentos de negociación de Pedro II

Entre la espada y la pared, el rey de Aragón fue el principal interesado en mediar entre los nobles derrotados y amigos de la causa albigense, y los señores del centro y norte de Francia, cruzados y aliados del Papa.

Por una parte, Pedro el Católico se veía con la necesidad de mantener el vasallaje de los señores del sur de Francia, y por otra no quería perder las buenas relaciones con Inocencio III. Fue su diplomacia la que evitó una matanza tras la toma de Carcasona. Asimismo, quiso ganarse la amistad del principal director de la cruzada Simón de Montfort, al convenir el matrimonio de su primogénito Jaime (el futuro Jaime I el Conquistador), con Amícia, la hija del barón.

Resultat d'imatges de jaime i el conquistador joven
Jaume I el Conquistador, hijo de Pedro II

Por aquel entonces (1211) Jaime tan solo tenía 3 años, de modo que como señal de buena voluntad Pedro II accedió a entregárselo en custodia. Con ello el rey de Aragón esperaba detener las ansias de Simón IV de Montfort quien, lejos de mostrarse ahora más cauto, recluyó al niño en el Palacio Trencavel, en la ciudad de Carcasona, y prosiguió con los ataques contra los albigenses, muchos de los cuales eran vasallos del rey Católico.

La batalla de Muret (1213)

Un año después de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), en la que Pedro II de Aragón actuó con valentía como cruzado contra los musulmanes de Al Ándalus, este mismo rey se veía de nuevo en una conflagración armada, esta vez del lado de los herejes.

¿Cómo había podido suceder?

Ya hemos visto que respecto a sus territorios vasallos del Mediodía francés el rey de Aragón hizo lo posible por mantener una situación intermedia entre los cátaros y los vasallos del Papa. Había acordado incluso el matrimonio de su primogénito con la hija del principal noble cruzado, Simón de Montfort, que no respetó lo acordado.

De manera que los hechos le impulsaron a tomar partido por uno de los dos bandos. Pedro II, con el objeto en mantener sus posesiones en aquella zona estratégica, se erigió como el protector de los señores amenazados y de la propia ciudad de Tolosa, el principal nido de los herejes albigenses.

Resultat d'imatges de batalla de muret
Batalla de las Navas de Tolosa

Fue así como el rey apodado católico y coronado por el propio Santo Pontífice en Roma se convertía en el espolón de los herejes. Y todo ello a pesar de que su hijo Jaime seguía en posesión de Simón de Montfort.

Así, después de que Inocencio III optara por excomulgarlo, y ya sin nada que perder, Pedro II de Aragón reunió un poderoso ejército en los territorios de la Corona y con el apoyo de sus aliados, los señores occitanos, comenzó el asedio de la ciudad de Muret, bastión de los cruzados. Era el 10 de septiembre de 1213.

En su defensa acudió inmediatamente Simón de Montfort, que al parecer no utilizó al primogénito de Pedro II que poseía en calidad de rehén y futuro yerno, tal vez consciente de que el rey de Aragón no cedería ante ningún tipo de extorsión.

Resultat d'imatges de batalla muret
Batalla de Muret

Pedro II era un hombre impetuoso, y al parecer se veía invencible después de la célebre victoria en las Navas de Tolosa. Tanto es así que desoyó los consejos de su principal aliado francés, su cuñado Raimundo VI de Tolosa, y lejos de esperar el refuerzo que estaba a punto de llegar por parte de sus vasallos Guillermo de Montcada y Nuño Sanz, decidió plantar cara a Simón de Montfort.

El barón de Monfort y conde de Leicester se hallaba en inferioridad numérica y con escasez de abastecimiento, pero supo mantener en todo momento el orden y el ánimo entre sus tropas. Esperó cautelosamente a que la caballería catalana, el escuadrón más peligroso del rey de Aragón, se retirase para descansar del asedio para emerger con sus tropas de la ciudad de Muret, que protegía.

Entonces el ejército aragonés trató de recomponerse contra los descansados  y disciplinados caballeros franceses. El propio Pedro el Católico, decidido a demostrar su valía como caballero, se puso al frente de sus tropas.

Cuentan las crónicas que dos caballeros del barón de Montfort, Alain de Roucy y Florent de Ville descubrieron la armadura real en el fragor de la batalla y mataron a su portador. Sin embargo, el caballero fallecido no era el rey de Aragón, sino su protector, y el monarca, lejos de amedrentarse, les retó: “¡El rey soy yo, aquí me tenéis!”. Y a pesar de haber enfilado con su espada a muchos enemigos en la batalla, Pedro II el Católico mordió el polvo contra los caballeros cruzados. Su cadáver fue recuperado entre la sangre y el polvo por los hospitalarios de Tolosa, que pudieron enterrarlo dignamente a pesar de su consideración de hereje.

Como suele suceder, cuando el ejército aragonés advirtió que su rey había caído, cundió el pánico entre los guerreros, situación que Simón de Montfort aprovecharía para dar el golpe de gracia. Pronto los caballeros catalanes y muchos infantes comenzaron a correr en desbandada, y a continuación las tropas de Raimundo de Tolosa, que ya no tenían nada que hacer ante el enemigo.

Cayeron en número de 20.000 hombres entre los combatientes del ejército del rey de Aragón. Fue una auténtica masacre, y el principio del fin de las esperanzas del catarismo.

Simón de Montfort, que continuaba poseyendo custodia al heredero de la Corona de Aragón, ahora con 6 años, se convirtió inmediatamente en duque de Narbona, Conde de Tolosa y vizconde de Bessiers y Carcasona. Sin embargo, el papa Inocencio III, que deseaba mantener el equilibrio político internacional, le forzó a entregar al infante Jaime bajo la tutela de los caballeros templarios de Aragón. Con solo 9 años, Jaime I asumió el control de la Corona de Aragón, aconsejado por los caballeros templarios.

Resultat d'imatges de caballeros templarios
Representación de los caballeros templarios

Por su parte, Raimundo VI de Tolosa, se vio obligado a exiliarse a Cataluña, pero solo hasta 1218, pues su vástago, Raimundo el Joven, futuro Raimundo VII, hizo estallar una revuelta en Languedoc que terminaría con la muerte del propio Simón de Montfort. Al parecer, el barón de Montfort, azote de los cruzados, estaba convencido de la plenitud de sus fuerzas y de la santidad de sus acciones, y se había vuelto un temerario, combatiendo mano a mano con sus hombres. De tal manera que en el asedio de Tolosa fue aplastado por una roca catapultada por los sitiados.

El asedio de Montsegur (1241- 44) y el final del catarismo

Desde la batalla de Muret, y con la caída de sus principales alianzas, los albigenses se vieron relegados a una esfera de clara inferioridad. Sin el apoyo de la Corona de Aragón, y con la mayor parte de los nobles del Mediodía renunciando a su causa, la guerra culminó con el Tratado de París de 1229, un acuerdo muy ventajoso para los cruzados.

Resultat d'imatges de montsegur reconstruccion

Desde entonces la Inquisición se estableció en la zona para erradicar los últimos focos del catarismo.

El castillo de Montsegur fue la última fortaleza en manos de los cátaros. Allí se había refugiado el obispo albigense de Tolosa, Guilhlabert de Castres, junto con pocos cientos de sus seguidores.

Resultat d'imatges de montsegur
Montsegur en la actualidad

El rey de Francia, Luis IX, también conocido como San Luis, decidido a extirpar de una vez por todas la doctrina herética, encomendó a su vasallo Raimundo VII de Tolosa, ahora adherido a la cruzada, el asedio de Montsegur, pero éste no tuvo éxito en su empresa.

Resultat d'imatges de luis ix de francia
Luis IX de Francia

Hugues des Arcis, senescal de Carcasona, reemplazó a Raimundo de Tolosa y en 1244, después de un sitio de 10 meses, los defensores acabaron claudicando. Los sitiadores les concedieron 15 días para abandonar la fortaleza, y les dieron a escoger entre renunciar a su fe cátara o bien morir en la hoguera de la Inquisición.

Solo unos pocos abjuraron. Unas doscientas personas arderían en una pira enrome que desprendió una columna de humo que se perdió entre las nubes. Fue al pie de la fortaleza de Montsegur, en el lugar que hoy se conoce como el “Prat dels cremats”.

Resultat d'imatges de cataros montsegur
Masacre inquisitorial en Montsegur

Finalmente, sometidos a torturas y a la persecución incesante de los católicos, los últimos albigenses huyeron al sur, donde se dice que algunos se instalaron en la frontera de los territorios musulmanes. Allí se perdió su estela.

Se dice que el último cátaro de Occidente, Guilhem Belibasta, que había sido condenado a la hoguera, pronunció un vaticinio antes de su ejecución: “Tras 700 años, el olivo volverá a reverdecer sobre las cenizas de los mártires”. Ocurrió en 1321. Veremos qué sucede en 2021.

El tesoro de los cátaros

Se dice que en Montsegur los cátaros guardaban un gran tesoro tras el cual iba el rey de Francia, pero que éste habría sido supuestamente evacuado previamente a la toma de la fortaleza por parte de los cruzados. Puede que en las grutas y cuevas de las montañas cercanas, el oro todavía se halle oculto a los ojos del enemigo.

De Montsegur también se ha dicho que era un templo solar, con los muros alineados con los astros para conmemorar los equinoccios y los solsticios, algo que se relacionaría con las prácticas religiosas albigenses.

Resultat d'imatges de himmler montserrat

Otra de las especulaciones sobre los cátaros es que llegaron a poseer el Santo Grial. La creencia llegó a ser tal que en 1940 el propio Heinrich Himmler se desplazó a la montaña de Montserrat en su búsqueda, tal y como hicieron los nazis con muchos objetos religiosos y mitológicos.

OS DEJO UNOS VÍDEOS PARA SEGUIR INDAGANDO:

PASAJES DE LA HISTORIA:

DOCUMENTAL SOBRE LOS CÁTAROS:

FRAGMENTO DE PELÍCULA SOBRE LA CRUZADA ALBIGENSE:

DOCUMENTAL CÁTAROS:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s