EL SISTEMA SOLAR, NUESTRO HOGAR EN EL COSMOS

¿Sabías que el Sistema Solar es todavía un gran desconocido? ¿Te gustaría saber la ubicación del Sistema Solar en el Universo? ¿Y cuál es las estrella más cercana? Pues no dejes de leer el siguiente artículo: 

Aunque los egipcios y los mesopotámicos fueron unos pertinaces observadores del Cosmos, son pocos los datos que nos han llegado de sus investigaciones, de no ser por la influencia que pudieron ejercer sobre nuestros ancestros grecolatinos. Los sumerios, por ejemplo, sentaron las bases para el estudio científico de la constelaciones, mientras que los egipcios fueron doctos conocedores del Sol, al que adoraban como a su principal divinidad. 

Sin embargo, de quienes más datos conservamos a ciencia cierta en lo referente a las civilizaciones antiguas es de los griegos. Respecto al sistema solar, y puesto que tanto Platón como Aristóteles fueron seguidores del geocentrismo, el principal aporte de la cultura helena lo hizo Aristarco en el siglo III a.C., que señaló por primera vez la posibilidad de que los planetas girasen alrededor del Sol. Antes que él, Pitágoras ya había señalado que la Tierra era esférica, insinuando que esta condición permitía a los planetas trazar orbitar entre sí según patrones matemáticos.

Más tarde, el fervor religioso de la Edad Media coaccionó el estudio científico del Sistema Solar, forzando la ubicación de la Tierra en el centro del universo, y ocultando en la penumbra las hipótesis de los filósofos griegos.  La Iglesia consiguió censurar a los científicos hasta el Renacimiento, época en la que se rompieron algunas cadenas y Nicolás Copérnico (s. XVI) recuperó la concepción heliocéntrica. Galileo Galilei, a pesar de que años más tarde se vería forzado a retractarse de sus estudios ante un tribunal inquisitorial, confirmó la hipótesis de Copérnico, y ya en el siglo XVII Isaac Newton descubrió para el ser humano las leyes del universo que atañen al mesocosmos. Desde ese momento, Edmund Halley (s. XVIII) y muchos otros cosmólogos han ido desvelando los secretos del Sistema Solar, nuestro hogar en el espacio. 

Resultado de imagen de copernico
Retrato de Nicolás Copérnico

Ahora imaginaos que en un futuro hipotéticos os encontráis en una nave espacial en alguna galaxia lejana, y que un alienígena os interroga acerca de la ubicación de vuestro planeta para devolveros a casa. ¿Sabríais indicarle vuestra dirección?

Si no es así, tomad nota. Puede que tal vez os haga falta enviar un correo en dirección al Sistema Solar. Quizás estéis en la galaxia Andrómeda, y necesitéis enviar un mensaje a la humanidad. Si es así, en los datos del destinatario deberías escribir: 

“Nube interestelar local, en la Burbuja Local del brazo de Orión, de la Galaxia espiral Vía Láctea, a 28.000 años luz de distancia del centro de ésta”.

Imagen relacionada
Nuestra ubicación aproximada en la Vía Láctea

Si el extraterrestre no comprendiese estos datos porque él llama de otra forma a la Vía Láctea, entonces tendríamos que señalarle con el dedo la dirección de nuestra galaxia, y decirle que nuestro sistema se halla en algún lugar alejado del centro. Reconoceríamos entonces el enorme error antropocentrista de nuestros antepasados, que afirmaban que la Tierra era el centro del Cosmos, ignorando que en realidad no es más que un planeta de un sistema periférico, de una galaxia periférica perdida en la inmensidad del Cosmos. ¡Qué gran decepción!

Pero las cosas son como son, y a pesar de que el humano no sea el centro de la creación la ventaja es que nos hallamos en medio de un universo maravilloso y lleno de incógnitas. Actualmente, incluso nuestro Sistema Solar guarda infinidad de secretos para el ser humano. 

Su formación se remonta a unos 4.568 millones de años, algo más de los que posee nuestro planeta, y se compone de 1 estrella que brilla con luz propia, 8 planetas, 5 nanoplanetas (hay muchos más por catalogar) y 400 satélites, además de cientos de miles de otros cuerpos celestes. 

La estrella más cercana al Sistema Solar es Próxima Centauri (4,22 años luz), y el sistema estelar Alfa Centauri (4,37 años luz). No olvidéis estos datos para reforzar vuestra ubicación en el Cosmos. 

Resultado de imagen de alfa centauri
Visión hipotética de Alfa Centauri

El Sol es el gigante de nuestro sistema y el responsable de su existencia. Solo su masa constituye el 99,75% de la de todo el Sistema Solar. Se compone principalmente de hidrógeno que se transforma en helio por combustión nuclear. A su alrededor giran 4 planetas “terrestres”, con superficies compuestas de roca y metal alrededor de un núcleo caliente; y otros 4 planetas gaseosos: los 2 “gigantes gaseosos”, Júpiter y Saturno, en los que encontramos capas de hielo, helio e hidrógeno; y los 2 “gigantes helados”, Urano y Neptuno, que se componen de agua congelada amoniaco y metano. 

Estas son las características de nuestro hogar en el Cosmos, que como cualquier casa tiene sus rincones agradables y sus espacios más extremos. De momento, nuestros cosmonautas han alcanzado únicamente la Luna, o así se nos ha dicho. Veremos si en un futuro cercano comenzamos a rastrear personalmente otros lugares de nuestro magnífico Sistema Solar.

OS DEJO UNOS VÍDEOS PARA SEGUIR INDAGANDO: 

EL SISTEMA SOLAR, VÍDEO CURIOSO Y EDUCATIVO:

DOCUMENTAL SOBRE LA FORMACIÓN DEL SISTEMA SOLAR: 

SERIE COSMOS, EL SISTEMA SOLAR: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s