HISTORIA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN ESPAÑA

Una concepción simplista de la historia puede llevarnos a opinar que ésta se encuentra en un proceso cíclico, pero esto no es más que una percepción errónea que se basa en una realidad puramente antropocéntrica, en la que todo gira en torno al ser humano.

No, amigos, la historia nunca es la misma, salvo que nos hallemos en un presente eterno, como insinuó alguna vez Parménides de Elea. El paso del tiempo es tan versátil e imprevisible como un elástico capaz de dilatarse hasta el infinito. Aquello que provoca que tengamos una percepción iterativa de los acontecimientos históricos es que los analizamos desde el punto de vista humano, y el ser humano se encuentra en el mismo lugar, evolutivamente hablando, que lo estaba al inicio del proceso que llamamos historia.

Tengamos en cuenta que hemos hemos gastado por lo menos 7 millones de años para llegar al estadio de Homo Sapiens Sapiens, y que éste permanece más o menos igual desde hace 130.000 años. Por lo tanto, siendo los mismos que éramos en el Paleolítico, se aventura lógico que poseamos las mismas virtudes, y sobre todo, idénticos defectos.

Resultado de imagen de LA HISTORIA CICLICA
El famoso investigador A. Toynbee tenía una concepción cíclica de la historia

Así es que la historia sí que cambia. Lo ha hecho desde el Big Bang. Quienes no cambiamos somos los seres humanos. Hete aquí el motivo por el que los acontecimientos históricos sean tan parecidos de una época a otra. En la forma vestimos, peinamos y hablamos de manera diferente a nuestros antepasados, pero en el fondo, nuestras apetencias, egos e instintos han perdurado casi inalterables.

Por esta razón es posible visualizar tendencias repetitivas en las diferentes épocas del pasado, porque al fin y al cabo, como decía Marx, la historia lo es de lucha de clases. Una competencia por la posesión de los recursos económicos y el estatus político y social. Poseedores y desposeídos siempre se han mantenido enzarzados en preservar o mejorar sus condiciones de vida, unos asentados en la dominación, y en el asfixiante yugo, los otros.

Resultado de imagen de historia lucha de clases
La concepción marxista de historia como lucha de clases

Así ha sido en todas las naciones, y también en España. Y aunque mi pretensión inicial pretendía abarcar todos los períodos históricos, la complejidad temporal me ha llevado a reducir este análisis a los últimos tres siglos, desde el nacimiento de los partidos políticos en nuestro país, hasta nuestros días.

Tengo por objetivo, y creo que así lo he hecho, demostrar que el panorama político de nuestra nación no ha cambiado sensiblemente desde los tiempos de la Guerra de Independencia (1808- 1814), cuando los españoles empiezan a tomar partido por uno u otro bando según sus intereses políticos y económicos.

Para ello, he llevado a cabo un análisis de los partidos políticos de cada una de las grandes épocas de la historia de España, señalando a aquellos con representación parlamentaria en cada una de las elecciones generales, y fijando la tendencia ideológica de cada uno. Asimismo, los he ubicado en la izquierda o en la derecha de la pantalla según lo que en cada época se considerase progresismo o conservadurismo. Podéis verlo en esta tabla (TABLA: tabla-historia-partidos) en la que aparecen TODOS LOS PARTIDOS DE LA HISTORIA DE ESPAÑA con representación parlamentaria en TODOS LOS PROCESOS DE ELECCIONES GENERALES de nuestra historia.

De todo ello, he podido extraer algunas conclusiones que me parecen pertinentes y que describen las particularidades de la sociedad española de los últimos tres siglos, que a la sazón, como manifestaba, no ha variado sino en lo formal.

tendencia-espana

Aquí van los resultados de mi estudio:

  1. España es un país eminentemente conservador. En casi todos los períodos históricos de la Historia de España han gobernado los conservadores, lo que reduce los mandatos progresistas a menos de 1/3 de estos últimos tres siglos.

He contado dentro del espacio político conservador, evidentemente, las dos dictaduras de derechas y el período absolutista. Asimismo, el Partido Liberal de época isabelina no puede considerarse progresista, ya que el turnismo y el caciquismo en el que decidieron participar lo integraron perfectamente dentro de la mentalidad conservadora.

Veamos mejor por épocas cuál es la tendencia predominante:

  • Guerra de Independencia. Las Cortes de Cádiz (1810- 1812) reunidas por la Junta Central durante el asedio de esta ciudad por parte de las tropas napoleónicas, con la flor y nata de las luces españolas, dieron como resultado la que con toda seguridad fue una de las constituciones más progresistas de su época, y que en España apenas hemos vuelto a husmear. El hecho de que los absolutistas no tuvieran mayoría en la cámara y que muchos diputados de colonias no hubieran podido participar, tuvieron a buen seguro algo que ver para que el sector más liberal se hiciera con las riendas frente a los conservadores, partidarios de la monarquía absoluta y de las viejas tradiciones.

Resultado de imagen de grupos politicos cortes de cadiz

  • Fernando VII. Con el rey “Felón” el mando lo tuvieron los conservadores, en defensa del más rancio absolutismo. El monarca restauró instituciones obsoletas como la Inquisición y llevó a cabo encarnizadas persecuciones contra los progresistas. Tan solo se libraron los años del Trienio Liberal (1820- 1823), inducidos por el golpe de Estado de Riego, a los que siguió la década “ominosa”, que supuso la más feroz vuelta al absolutismo.
  • María Cristina e Isabel II. La muerte de Fernando VII propició un equilibrio mayor de fuerzas entre liberales y conservadores. En este caso, con el liberalismo como tendencia ideológica principal, fueron liberales progresistas y liberales moderados quienes se distribuyeron los diferentes gobiernos de España.
Imagen relacionada
Los carlistas combatieron para derrocar el liberalismo y volver al absolutismo
  • Primera República. Es uno de los pocos focos de progresismo en España, que como suele suceder en este país, se prolongó exiguamente en el tiempo. Triunfaron los republicanos federales y radicales en un debate de ideologías profundamente renovadoras.
Resultado de imagen de grupos politicos primera republica española
Parodia de la I República
  • Restauración. Fue restituir a los Borbones y regresar a las antiguas costumbres y tradiciones. El reinado de Alfonso XII se asentó en un bipartidismo arcaico y corrupto en el que los dos partidos, Liberal y Conservador, se repartieron el poder asentados en el turnismo. Y lo hicieron extendiendo sus influencias a través del caciquismo y del pucherazo. Unos tiempos que recuerdan a los más recientes en los que PP y PSOE, establecidos en todas las instituciones y emparentados con los consejos de administración de las grandes empresas se iban alternando en el poder refugiados en el beneplácito de los poderes económicos.
Resultado de imagen de turnismo liberales y conservadores
Parodia del turnismo en España
  • Dictadura de Primo de Rivera. Nunca puede hablarse de progresismo durante una dictadura aunque ésta exhiba algunas pinceladas reformistas. No puede obviarse que Primo de Rivera era un acérrimo admirador de Mussolini, y que tanto él como Alfonso XIII privaron a los españoles de la libertad exigible en una nación del siglo XX. Años conservadores.
Resultado de imagen de PSOE PRIMO DE RIVERA
Un sector del PSOE apoyó la dictadura de Primo de Rivera
  • Segunda República. Sin lugar a dudas, junto con las Cortes de Cádiz, el período más progresista y álgido ideológicamente hablando que ha visto esta nación. La Constitución del 31 fue de las más avanzadas de su época, un auténtico homenaje a las libertades. No obstante, el conservadurismo siempre ha imperado en España, y si no lo ha hecho, se ha preocupado de conspirar para derrumbar a los gobiernos progresistas de turno (¡me revienen los actuales gobiernos de Carmena y Colau!). Las derechas unidas en la CEDA se encargaron de trastabillar la senda reformista de la izquierda en una ocasión, y cuando así lo impidieron los electores democráticamente, fueron los militares, fundados en los ideales fascistas, quienes hicieron caer la República y el progreso.

Resultado de imagen de grupos politicos segunda republica

  • Franquismo. Dictadura feroz y conservadora con propósitos de uniformidad política, social y religiosa similares a aquéllos de épocas pretéritas. Nada más que decir.
Resultado de imagen de franco falange española de las jons
Falange de José Antonio Primo de Rivera fue el partido escogido por Franco en su régimen de partido único
  • En esta mal denominada Transición, que algunos llamamos “postfranquismo”, la pelota casi siempre se ha jugado con el pie derecho. En el gobierno de transición de UCD había ministros que habían participado del franquismo, y cuando este partido se atisbó demasiado endeble para los intereses de la derecha más dura, ésta se aunó en torno a Alianza Popular.
Resultado de imagen de partidos politicos 1978
Principales partidos en el 78

El mayor progresismo que ha visto España en los últimos treinta años llegó con los primeros gobiernos de un PSOE, con un Felipe González que pronto se dejó seducir por los poderes del capital y que a la postre ha venido a convertirse en un partido conservador en lo económico y solamente progresista en lo social (en lo formal).

Fue finalmente la corrupción radicada en esta pseudoizquierda la que derrumbó al PSOE frente a un PP cada vez más rancio y retrógrado que se ha asentado en el poder de forma estable. Es decir, que aquéllos que formaron AP en el pasado considerando que UCD (o CD posteriormente), era demasiado moderada, son quienes nos gobiernan hoy. Eso explica dos fenómenos: el talante fascistoide (recordemos que el propio Fraga, fundador de AP, fue ministro con Franco) del gobierno actual, y el retroceso ideológico de la sociedad española.

  1. La derecha siempre ha torpedeado los gobiernos progresistas. Desde 1814, cuando 69 diputados absolutistas traicionaron al resto de las Cortes firmando con Fernando VII el Manifiesto de los Persas. En solo dos años España pasó de un gobierno ilustrado y liberal al más vetusto absolutismo, con el apoyo de un pueblo que siempre ha sido víctima del espíritu más tradicional y conservador.

El propio Fernando VII boicoteó, tras haber jurado obligadamente La Pepa, el gobierno liberal de 1823 instigando la venida del ejército de la Santa Alianza (Cien Mil Hijos de San Luis), y con el azote militar devolvió el absolutismo a España.

Resultado de imagen de cien mil hijos de san luis
Ejército de los Cien Mil Hijos de San Luis

También la I República terminó en fracaso gracias a un golpe de Estado. El pronunciamiento militar de Martínez Campos, que devolvió España a los Borbones, y con éstos regresó lo peor del espíritu conservador, de manera que durante la Restauración, en vida de Alfonso XII, únicamente tuvimos ejecutivos moderados.

Entenderéis que poco tenga que decir de Primo de Rivera. No así de la II República, menoscabada hasta la náusea por la derecha católica y fascista, que no contenta con ello impulsó un golpe de Estado que se llevó lo mejor del republicanismo español y que nos ha dejado una sociedad obsoleta y deudora del franquismo como la actual.

Todo ello hasta nuestros días, en los que los poderes mediáticos se hallan alineados con el conservadurismo (PP, PSOE, C’s), poniendo palos en las ruedas de cualquier atisbo de progreso, como han sido los movimientos 15 M y la fundación de Podemos. No digo nada nuevo ni secreto cuando expongo que los gobiernos de Carmena en Madrid, de Colau en Barcelona, o de cualquier ciudad en la que Podemos forme parte, reciben una avalancha diaria de calumnias injustificadas y normalmente falaces.

Resultado de imagen de ppsoec's
Falsa renovación de los liberales
  1. Los españoles han sido casi siempre bipartidistas, y en el espacio político casi siempre se han alternado partidos de izquierdas y derechas que se escindían en función de su radicalidad, o de la moderación de una parte del partido. Esto nos permite vislumbrar cinco espacios políticos que son los que actualmente ocupan Podemos (izquierda renovadora), PSOE (izquierda renegada), PP (derecha radical), C’s (“partido muleta” de la derecha) y los nacionalismos (de izquierda y derecha).

Observemos mejor estos 5 espacios políticos en las siguientes líneas:

espacio-politico-pp-en-la-historia

¿QUIÉN ES EL PP EN LA HISTORIA DE ESPAÑA?

No se nos debe escapar que el PP es la extensión política de Alianza Popular, un partido fundado durante la Transición por antiguos líderes fascistas, cuyo mayor exponente fue Manuel Fraga Iribarne. Los dirigentes de la formación actual se forjaron en aquella ideología, que era continuista con el franquismo.

Resultado de imagen de pp alianza popular
Fraga al frente de Alianza Popular

El PP actual representa un fenómeno similar al del PSOE. Es de ultraderecha en lo social, y neoliberal en lo económico. El PSOE es progresista en lo social y neoliberal en lo económico. Incapaz de restaurar el fascismo, la derecha española se encuentra cómoda en el neoliberalismo, y gracias al enorme poder acumulado en las instituciones, posee la varita mágica que instrumentaliza el pensamiento de los españoles induciéndolos al centralismo económico y cultural, algo a lo que únicamente se oponen las regiones con lengua propia.

Pero lo que representa el PP en la actualidad no es muy diferente a lo que otras formaciones políticas han manifestado en la historia de España desde 1808. De hecho, aunque la historia no es cíclica, la condición humana del Homo Sapiens sí lo es, y así mismo sus apetencias.

Los objetivos de este partido son obvios para el que es capaz de distinguirlos con claridad:

  • Proteger a las elites económicas, con quienes mantiene una relación de asistencia y camaradería.
  • Fomentar el tradicionalismo en las costumbres pretéritas (la mayor parte asentadas en el ideario del Movimiento) y el catolicismo como religión oficial, alentando igualmente intereses comunes con la Iglesia católica (no olvidemos el Concordato que selló el Caudillo con la Santa Sede).
Resultado de imagen de pp franquismo
Muchos consideran el PP como heredero del Franquismo
  • Promover las buenas relaciones del Estado con la Corona para asegurar el beneficio mutuo, repudiando el republicanismo.
  • Centralizar y uniformizar la cultura española en la castellanización (como bien nos hizo saber el “célebre” ministro Wert).
  • Concentrar la actividad económica y la política en la capital, afianzando el modelo centralista que viene imponiéndose desde la llegada de Felipe V en 1700, y que tantas disputas ha generado en el seno del Estado español.
  • Prolongar, en líneas generales, la herencia del franquismo.

Y si bien estos objetivos puedan atisbarse como retrógrados y despiadados, la derecha española ha salido triunfadora últimamente enmascarándolos bajo la cortina de un populismo que ridículamente atribuye a los partidos que le incomodan.

Así, el PP se exhibe como el defensor de la unidad de España y de la estabilidad económica, sembrando el miedo sobre todo aquello que pueda poner en tela de juicio esta supuesta estabilidad en una sociedad demasiado acostumbrada al yugo.

En resumen, una banderita en la pulsera y el maquillaje de los números de un capitalismo salvaje sostienen en la cumbre a un partido al que unos datos históricos en cuanto a corrupción únicamente han sido capaces de arañar.

En los últimos tres siglos ha habido otros PP, defensores de “lo que siempre ha sido así”, de la uniformidad, y de las oligarquías políticas y religiosas. Son éstos:

  • El Partido Absolutista o Servil durante la Guerra de Independencia. Los que conspiraron contra las Cortes del 12 en las que algunos de ellos habían participado y firmaron el regreso del absolutismo apoyándose en la figura de Fernando VII, un servidor de la tendencia predominante en aquellos años, como lo es a día de hoy Mariano Rajoy.

Resultado de imagen de absolutistas cortes de cadiz

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán, bien podría ser el canciller von Metternich del Imperio Austríaco que predominaba en aquellos tiempos. Rajoy sería Fernando VII, y Angela Merkel, el emperador Francisco I.

  • Los Liberales Moderados en tiempos de Fernando VII. En tiempos del Trienio Liberal fueron quienes protegieron la figura del rey, tratando de asimilarlo a las Cortes, y representando a la aristocracia pretendían poner freno a las reformas que trataban de impulsar los Liberales Exaltados.
  • La Coalición Conservadora en tiempos de Isabel II. Que integraba los intereses del Partido Moderado, la Unión Liberal y del Partido Carlista, partidarios, entre otras cosas, del centralismo, el “orden”, la reconciliación con la Iglesia (cuyos bienes se habían desamortizado) y del sufragio censitario o restringido.
  • El Partido Conservador durante la Restauración. Valedores de las viejas costumbres en lo social y asentados en la corrupción económica e institucional al amparo de Alfonso XII, cuyo papel no difiere del asumido por Juan Carlos I y Felipe VI. Perpetuaron su hegemonía en un bipartidismo prolongado, amparándose en un sistema corrupto, como lo han hecho recientemente PSOE y PP.

Resultado de imagen de partido conservador restauracion

  • La CEDA en la II República. Empeñadas en tumbar la constitución progresista de 1931, e inspirada en el catolicismo social del Papa. León XIII, las derechas se unieron para impedir el avance de los gobiernos legítimos de izquierda. Su programa lo dice todo, pues se resumía en el lema: “Patria, familia, orden, trabajo y propiedad”.
Resultado de imagen de ceda gil robles
Propaganda de la CEDA
  • Falange durante el franquismo. Adalid de la ideología fascista, que añoraba el gran Imperio Español de otras épocas. Trató por todos los medios de aniquilar la multiculturalidad del país y benefició a las elites adictas al régimen. Franco se convirtió en los 60 en un dictador unido a la ideología capitalista, y muchos se beneficiaron de la apertura económica del régimen. De ahí que haya votantes del PP que digan que “con el Caudillo se vivía mejor”.

Resultado de imagen de PP FALANGE

  • UDC y Alianza Popular. UCD, porque supuso la prolongación del franquismo a nivel democrático, y AP porque fue su pervivencia, derivando a posteriori en el PP. No olvidemos que en ambos partidos, incluyéndose la figura de Adolfo Suárez, participaron figuras relevantes del gobierno de la dictadura.

No debe sorprendernos, por consiguiente, que España sea de los pocos países que no ha condenado su pasado dictatorial, y en el que las víctimas de la dura represión no han obtenido todavía justicia. ¿Cómo van a obtenerla si los sucesores de la dictadura siguen en el gobierno?

espacio-politico-psoe-historia

¿QUIÉN ES EL PSOE EN LA HISTORIA DE ESPAÑA?

El PSOE nació en 1879 como un partido radicalmente progresista, pero entonces no ocupaba el espacio político que ha mantenido en los últimos años, y no le es atribuible. De hecho, el PSOE de Pablo Iglesias en el siglo XIX debería asimilarse a partidos innovadores como Podemos en su momento de nacimiento, en 2014, o a otros partidos minoritarios de izquierdas. Y es que el PSOE que nació para renovar a la izquierda a finales del XIX, podría bien ser el PCE que emergería en 1921 con el mismo objetivo. El PSOE fue una formación secundaria durante medio siglo. No olvidemos que su primer triunfo electoral no llegó hasta 1931, es decir, en la ebullición de la II República, y que el partido se perdió en el olvido durante la dictadura.

Resultado de imagen de PABLO IGLESIAS POSSE MERECER EL ODIO

Desde la Transición, el PSOE ha asumido diferentes papeles, abandonando últimamente su ideología de izquierdas con tal de continuar asentado en el poder. En la actualidad es tan solo una sombra de lo que fue en su fundación y se ha convertido en un servidor de los intereses oligárquicos. Algo que oculta con un  ligero velo progresista a nivel social. El mejor ejemplo de lo que digo es que mientras su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, abordaba reformas jurídicas tan avanzadas como la legalización del matrimonio homosexual, él mismo asumía compromisos conservadores y neoliberales a nivel económico como la modificación del artículo 135 de la Constitución, dando prioridad al pago de la deuda externa sobre la financiación de los servicios sociales.

Resultado de imagen de ARTICULO 135 CONSTITUCION
El PSOE pactó con el PP modificar la Constitución

Por la misma regla de tres Felipe González es también una sombra del producto que vendió en los años 80, y bien pronto cedió a la soberanía del capital, haciendo campaña por la OTAN primero, y entrando luego en la UE a costa de renunciar a la industria española y de convertir a España en un país dependiente del sector terciario. Su maquiavelismo ha llegado al extremo de ocupar altos cargos en empresas energéticas y de mediar recientemente con dictadores para obtener regalías a su amigo Cebrián, a cambio de que éste le beneficie, entre otras cosas, con sus líneas editoriales.

Pero es que además el PSOE se ha ido pervirtiendo al son de la corrupción y de su alianza con las elites económicas, que han establecido a la formación en el más áspero neoliberalismo, y que la han hundido en procesos tan vergonzantes como los ERE de Andalucía. Los Guerra y González, líderes en la sombra, y en general el PSOE andaluz, que es quien maneja los hilos de la formación, han hecho a la formación sierva del establishment y la han convertido en un juguete roto para el PP, que representa mejor que nadie ese papel.

Resultado de imagen de corrupcion psoe
El PSOE se ha convertido en sinónimo de corrupción en España

Tanto es así, que ya se habla de una pasokización del PSOE, haciendo referencia a su homólogo griego que estuvo al borde de la desaparición frente a una izquierda renovada como la de Syriza, que en España es Podemos.

Es difícil que el partido de González caiga tan bajo en un país en el que está tan enraizado y sostenido por el imperio de Prisa, puesto que Cebrián, su cabecilla, es íntimo del expresidente. Pero está claro que su espacio político está siendo devorado por la izquierda renovada que representa Podemos. A la sazón, para el elector avezado, el voto al PSOE ya no representa nada distinto al voto de derechas, de modo que resulta lógico que si El País no lo remedia la verdadera izquierda termine arrebatándole el espacio político.

Resultado de imagen de prisa psoe
PRISA ejerce una notable influencia sobre el PSOE

Y es que, desde mi punto de vista, el partido de González ha mostrado ya su verdadero talante en 2016, facilitando un gobierno de derechas radicales cuya oposición real es Podemos.

Los objetivos políticos de la formación actual son estos:

  • Preservar la unidad de España tratando de imponerse a la multiculturalitad. Lo hemos visto recientemente con la degradación del PSC dentro del propio partido. En este sentido, el PSOE, cerciorado del rédito que esta estrategia le genera al PP, ha decidido copiarla, llegando a utilizar incluso las mismas coletillas o etiquetas que la derecha utiliza contra partidos de carácter más federalista. Es más, el talante federalista (aunque nunca llegó a explicar su España federal) de Pedro Sánchez ha sido aniquilado por la centralidad de Susana Díaz.
Resultado de imagen de UNIDAD DE ESPAÑA
La unidad nacional es un asunto con el que fácilmente puede alienarse al pueblo
  • Mantener el statu quo sin perjudicar a las elites económicas. Los casos de Felipe González o Elena Salgado ocupando cargos importantes en consejos de administración de empresas del IBEX 35 son el más claro ejemplo de ello.
  • Protección mutua con respecto a la monarquía. Los socialistas eran juancarlistas y ahora felipistas. Muy lejos queda el espíritu profundamente republicano con el que nació la formación. Queda claro que aquel espíritu se moderó y ahora se halla fuertemente acomodado.
Resultado de imagen de psoe monarquia
El PSOE se ha sentido cómodo bajo la monarquía
  • Mantenimiento de una ideología más o menos progresista en lo social. Es el único vestigio de progresismo que sostiene el partido cerca de la izquierda, a través de un discurso libertario y aperturista al progreso social que luego no se corresponde con sus políticas económicas. Salvo casos excepcionales, como el cheque bebé de Zapatero.
  • Conservación de la situación aconfesional del país. Aunque siempre viene en su programa electoral, a la hora de la verdad los socialistas saben que este es un país católico y que no conviene enturbiar demasiado los ánimos. De manera que con el PSOE la preeminencia de la Iglesia católica está asegurada.
Resultado de imagen de psoe iglesia
El socialismo nunca ha incomodado especialmente a la Iglesia

El espacio del PSOE, fundado en la perseverancia de los intereses económicos con el adorno del liberalismo social no es nuevo en la Historia de España, y desde la Guerra de Independencia muchos han sido los grupos que han subsistido en estas bases:

  • Durante la Guerra de Independencia habrían sido los liberales moderados, partidarios de la renovación ideológica del país, pero sin renunciar, como el conde de Aranda o Gaspar Melchor de Jovellanos, a una monarquía parlamentaria, aunque ésta albergase sus raíces en el absolutismo (lo mismo que la monarquía actual en el fascismo). Apostarían, pues, por un cambio más visual que tangible.
Resultado de imagen de juramento cortes de cadiz
El Juramento de las Cortes de Cádiz
  • Los liberales exaltados con Fernando VII, o al menos el grupo menos “exaltado” dentro de la formación, que se decantaba por la constitución del 12 pero sin excesos, e incluso aceptaba al rey dentro de la constitucionalidad.
  • El Partido Progresista de época isabelina. Su sector más moderado, que se mantuvo en el gobierno en connivencia con la monarquía, y que a pesar de su denominación no llevó a cabo reformas transformadoras en el funcionamiento del Estado.
  • Los Republicanos Radicales en la I República. Es decir, el sector republicano (cosa que ahora no es), partidario de mantener la centralidad frente a los federales, que ya comenzaban a observar el problema de la plurinacionalidad histórica del Estado español.
  • El Partido Liberal durante la Restauración. El más equivalente con el PSOE de los últimos años: corrupto y caciquista. De buen vivir gracias al turnismo con el Partido Conservador. Un Partido Liberal, el del reinado de Alfonso XII, demasiado moderado como para situarse a la izquierda del tablero político.
Resultado de imagen de partido liberal restauracion
Sagasta fundó el Partido Liberal
  • El PSOE en la II República. No le negaremos el privilegio de ser en algún momento el mismo partido, aunque hay que decir que en los años 30 el PSOE era una formación verdaderamente republicana y de izquierdas, probablemente más similar a Podemos o Izquierda Unida.
  • El PSOE, en el amanecer del felipismo, que suponía una profunda renovación frente a los años de la dictadura. Y Podemos, puesto que la formación morada está asumiendo el papel de principal oposición a la derecha. De consolidarse este hecho, y si no lo remedian los medios de Prisa, el partido de Pablo Iglesias lo despojará de este espacio político convirtiendo al PSOE en un partido secundario. Y Podemos, de ser así, asumirá con el tiempo un talante más conservador, como ha sucedido siempre con los partidos gubernamentales. Otro “Podemos” habrá brotar entonces del futuro Podemos para renovar la izquierda…

 espacio-politico-podemos-en-la-historia

¿QUIÉN ES PODEMOS EN LA HISTORIA DE ESPAÑA?

La izquierda tiende a relajarse y a ceder ante las apetencias del capital cuando se perpetúa en el gobierno. Es un fenómeno que se ha dado siempre y que se repetirá mientras el ser humano posea su actual condición.

Cada vez que eso sucedió en el pasado, y el partido progresista de una época terminaba por abandonar su ideología marxista, o bien se producía una escisión en su seno, o bien se fundaba un nuevo grupo político que suponía la revitalización de lo antiguo.

Resultado de imagen de podemos 15 m
Podemos nació con las reivindicaciones del 15 M.

Sucedió así con el nacimiento de Podemos, que no es más que la necesaria transformación de la izquierda española, que tan próxima se hallaba últimamente a la derecha, de la que ya no había quién lo distinguiese.

No os llevéis a engaño. Podemos es hoy una evolución, es la representación de la España más progresista, pero si un día llega a tocar el poder con las manos de forma estable tal y como lo hizo el PSOE de los 80, va a terminar corrompiéndose como aquel partido. Lo dijo una vez Sócrates: “quien es honrado no perdura en la política”. Y sigue siendo así. Con ello no pongo en duda la honorabilidad del total de los políticos con trayectoria (esta excepción la confirma la pulcritud de Julio Anguita), pero ciertamente es difícil que el poder no corrompa.

En todo caso, el aire fresco de Podemos es muy necesario, y sus líneas ideológicas han sido las siguientes:

  • Ha recuperado el espíritu territorial o federalista que el PSOE estaba abandonando. Es un espacio muy interesante en la política española, teniendo en cuenta la fuerza que poseen los partidos nacionalistas, y que diferencia a la formación podemita de la “unidad de España” defendida por el resto de partidos con mayor representación parlamentaria: el bloque PPSOEC’s.
Resultado de imagen de podemos y confluencias
Podemos reúne gran número de confluencias territoriales
  • Pretende recuperar el progresismo a nivel económico, lo que le ha enfrentado con las elites, que hacen lo posible para que el partido no toque las instituciones. Sus medidas se enfrentan al capitalismo rapaz que impera, y por ello ha sido víctima de constantes campañas de desprestigio que han desorientado a un electorado empobrecido que ha visto al posible liberador como enemigo.
  • Es renovador en lo social, aunque en ocasiones tímidamente, pues se enfrenta a una sociedad con raigambre conservadora. En lo positivo, entre otras muchas cosas, destacar los gestos llevados a cabo con la promoción de miembros de raza negra o discapacitados, y el asunto del “niño de la Bescansa”, que no era más que un ruego a la conciliación. En lo negativo, la falta de contundencia respecto a los festejos con animales (toros), en los que se limita a solicitar un referéndum.
Resultado de imagen de primera diputada negra españa
Rita Bosaho, la primera diputada negra en España
  • Es el único partido nacional verdaderamente republicano. Algo que sus miembros no niegan en público, y que también le ha supuesto miríadas de críticas por parte de la bancada conservadora. Puede que con Podemos se llevase a cabo el necesario plebiscito sobre la pervivencia de la monarquía.
  • Tiene conciencia naturalista y de clase. Aunque podría mejorar también en esos aspectos, los podemitas de base constituyen la esperanza de una relajación en las actividades nocivas para el medioambiente en nuestro país. Igualmente, gracias a la agitación provocada por su aparición se ha detenido el ritmo vertiginoso con el que sectores manejados por el neoliberalismo como el bancario absorbían el caudal de la clase obrera.
Resultado de imagen de podemos anticapitalistas
El grupo anticapitalista de Podemos

Puede que el nacimiento de Podemos pudiese parecer un fenómeno innovador en el año 2014, pero no lo es para nada en el espacio político español desde hace más de dos siglos. Estos son los partidos que habría abanderado Pablo Iglesias Turrión en el pasado:

  • En la Guerra de Independencia habrían sido los afrancesados por ideología. En efecto, de aquellos que abrazaban la causa francesa no por falta de patriotismo, sino porque en su seno se cobijaban los ideales libertarios y progresistas de la Revolución Francesa, que Napoleón trataba de exportar a los países absolutistas. Habrían priorizado la ideología progresista (conciencia de clase) frente al patriotismo. El concepto de “patria” es algo en lo que las personas verdaderamente de izquierdas no creen y consideran un lastre para el entendimiento humano.

Y con ello se habrían distinguido de los afrancesados por conveniencia, que solo apoyaron a José I para medrar en el que se preveía iba a ser el dominador del siglo XIX, el Imperio Napoleónico.

  • Habrían sido los Liberales Exaltados con Fernando VII, pero su facción más dura, que recibió como castigo la represión y el exilio durante la “ominosa” década, que había restaurado el absolutismo.
  • El Partido Republicano Democrático Federal con María Cristina e Isabel II, a favor de la ruptura con la dinastía borbónica y apostando por el modelo federal frente al centralismo que propugnaba el ala radical (es decir, centralista) del partido.
  • Los Republicanos Federales durante la I República, nuevamente destacando su carácter autonomista frente a los unitarios.
  • La Unión Republicana durante la Restauración, a la sombra de Partido Liberal y Partido Conservador, que con sus tejemanejes se repartían las instituciones. El único resto de progresismo del largo reinado de Alfonso XII.
  • El PSOE durante la II República, que es uno de los pocos períodos en los que España ha sido progresista, y en los que el socialismo fundando por Pablo Iglesias llegó al poder sin perder sus raíces, aunque en años anteriores el partido había sufrido escisiones como la de las Juventudes Socialistas o el PCE (1921).
Resultado de imagen de movimiento obrero españa siglo xix
El Movimiento Obrero de la España de finales del XIX y principios del XX
  • El PCE en su lucha contra el Franquismo y el PSOE en la Transición, como paladines del progresismo y la modernidad en España. Cabe recordar que los primeros fueron perseguidos por las fuerzas armadas de la dictadura igual que Podemos lo es hoy por parte de los medios de producción intelectual del establishment.
  • Izquierda Unida, y finalmente Podemos y el PSOE. La Izquierda Unida de Julio Anguita, muy en concreto, que consiguió entrar en gobiernos autonómicos y que supuso un toque de atención a la política española. El califa rojo decía verdades en sus discursos que hoy se atienden como premoniciones, y probablemente en las disertaciones de los líderes de la formación morada (Errejón, Iglesias, Garzón, Echenique, etc.), encontremos en el mañana muchos aciertos.

Resultado de imagen de pablo iglesias ciclico

Podemos puede llegar a ser el PSOE, y de facto yo creo que en este momento lo es, pues le ha arrancado el título de principal fuerza de la oposición (una oposición real). Ahora bien, nos queda la duda de qué sucederá con el partido si eso llega a pasar, y si se corromperá. O bien, si acaba asimilándose a Izquierda Unida, si terminará reducida en el espacio político, lo cual significaría la minimización nuevamente de la izquierda nacional.

espacio-politico-ciudadanos-en-la-historia

¿QUIÉN ES CIUDADANOS EN LA HISTORIA DE ESPAÑA?

La muletilla de la de la derecha, con base ideológica en la ultraderecha y tendencia al neoliberalismo económico. C’s es la falsa renovación del conservadurismo, una máscara que tantos y tantos partidos se han puesto en la historia para ocultar los verdaderos intereses de las elites. Ciudadanos no es otra cosa que el Podemos de derechas, algo que saben muy bien los jefes del IBEX 35, y que nació con el objetivo de substituir o salvar a un PP carcomido por la corrupción. Al final bastó con la segunda opción, y al partido de Rajoy le ha dado con la suma de los diputados de C’s para formar gobierno y perpetuarse.

Resultado de imagen de c's partido del ibex 35

Hace tiempo que deberíamos habernos olvidado de la condición regional de C’s, que lo fue en su día, como principal azote del nacionalismo catalán, pero que perdió en parte ese estatus cuando el IBEX 35 lo compró para renovar a la derecha y al neoliberalismo.

En la actualidad C’s ha servido para que algunos votantes de derechas no se vieran en la obligación de votar al partido más corrupto de Europa (el PP) y sintiesen sus espíritus limpios y renovados. Pero después de lo acaecido, y atendida la intocabilidad del PP, parece claro que C’s irá difuminándose dentro de las líneas conservadoras que terminarán por absolverlo, o puede que fundando un nuevo partido con sus miembros, puesto que la formación ofrece un aspecto muy rejuvenecido del conservadurismo de las oligarquías.

Resultado de imagen de careta rajoy rivera

Hemos observado que sus ideales no son estables y varían en función del interés de quien los patrocina. Su objetivo no es otro que el de impedir gobiernos de izquierdas que puedan mermar los negocios de las elites. Hemos tenido suficiente con ver entrevistas en las que su líder, Rivera, oscila desde la más rancia derecha hasta la izquierda moderada, pasando por el “centro” político.

En general, su ideología es la del PP, tal vez con una mayor tendencia hacia el centralismo, por aquello de haber nacido como el azote del nacionalismo en Cataluña.

Así pues:

  • Proteger a las elites económicas, que encumbraron al partido en un momento de debilidad del neoliberalismo debido a la crisis económica de 2008.
  • Fomentar el tradicionalismo en las costumbres pretéritas, y el catolicismo como religión oficial, alentando igualmente intereses comunes con la Iglesia católica. En este caso, se apoyan en una supuesta renovación del patriotismo, que pretender extender entre la juventud, y no dudan en utilizar el populismo para conseguirlo.
  • Fomentar las buenas relaciones del Estado con la Corona para asegurar el beneficio mutuo, repudiando el republicanismo.
  • Centralizar y uniformizar la cultura española en la castellanización, como han hecho desde sus orígenes en Cataluña, donde su antiregionalismo estaba por encima del exhibido por el mismo PP.

Resultado de imagen de c's fascismo

  • Concentrar la actividad económica y la política en la capital, aunque por aquello de su genética en este sentido no son tan devastadoramente centralistas como el PP, y por ejemplo, propusieron de manera gestual trasladar el Senado a Barcelona.
  • Prolongar, en líneas generales, la herencia de la derecha y sostener a las oligarquías.

Por todo ello no resulta difícil establecer la asimilación de este partido a otros que se han fundado en España desde comienzos del siglo XIX.

  • Durante la Guerra de Independencia habrían sido los afrancesados por conveniencia. Bailando siempre al son de los más poderosos, es indudable que Napoleón y su Imperio eran el gran coloso de la época, y cuando el emperador vino personalmente a dirigir la campaña española, muchos aristócratas se aliaron con él a fin de obtener prerrogativas de los franceses. En definitiva, un grupo político interesado y codicioso.
  • El Partido Absolutista durante el reinado de Fernando VII. Afín al poder y a la ideología política predominante tras el descalabro napoleónico, el absolutismo. De la misma manera que a día de hoy C’s es sierva del establishment y del neoliberalismo.
  • Los Carlistas y la Comunión Católica Monárquica en tiempos de la regencia y de Isabel II. Un partido situado en la derecha más extrema del tablero político, pero con cierta sensibilidad territorial (caso del carlismo), y sumiso a los poderes predominantes en época decimonónica: la Iglesia y la monarquía.
  • Los Carlistas, la Comunión Tradicionalista, y finalmente el Partido Reformista durante la Restauración. Del mismo modo que el C’s de hoy, la capacidad de asumir diferentes papeles de forma camaleónica habría caracterizado al partido de Albert Rivera. Como en nuestros días, de las filas del carlismo algunos habrían transitado al partido reformista, un lavado de cara del añejo Partido Conservador, como lo es C’s del PP.
Resultado de imagen de lema carlista
Lema carlista
  • La Derecha Radical Republicana durante la II República, y no por su talante republicano, sino por seguir la corriente de la época, en la que un rey desprestigiado como Alfonso XIII había perdido todo el prestigio ante los partidos españoles por haber apoyado a Primo de Rivera. En todo caso, la formación habría hecho cualquier cosa para impedir un gobierno de izquierdas, que finalmente se dio.
  • INDEP, CD y UPyD en democracia. Es decir, el partido muletilla en el sector conservador; de aquellos que no están de acuerdo con la línea de actuación del partido más fuerte de la derecha, en ocasiones por considerarlo demasiado blando frente a la izquierda y los nacionalismos, y en otras por suponer al partido (PP) demasiado corrupto como para votarlo. En todo caso, todo ello pone de manifiesto que este partido es una mera comparsa de la derecha, o incluso del propio establishment que lo refundó (como ha demostrado aliándose también con el PSOE). En cuanto las oligarquías dejen de considerarlo necesario es probable que desaparezca o termine cambiando de siglas.

¿Y QUÉ PASA CON LOS NACIONALISMOS?

Las fuerzas políticas nacionalistas siempre han tenido un peso político específico en la Historia de España, a pesar de los constantes intentos de los gobernadores, desde Carlos V, por centralizar el Estado.

Prácticamente desde 1905 las formaciones de índole territorial han tenido representación parlamentaria después de unas elecciones generales.

Fue durante la Restauración cuando aparecieron agrupaciones como la Lliga Regionalista (Cataluña), el PNV (País Vasco), o la Asociación Regionalista Gallega de Santiago. Eran partidos de índole conservadora, pero descontentas con la centralidad de Partido Liberal y Partido Conservador, que se repartían el pastel de las instituciones.

Resultado de imagen de lliga regionalista
Lliga Regionalista

La importancia de los partidos nacionalistas ha sido mayor o menor en función de sus alianzas con las formaciones gubernamentales. Fundamentalmente, se han beneficiado de su peso en el parlamento español las agrupaciones nacionalistas de derechas, las cuales, compartiendo intereses económicos con las formaciones centralistas, han llegado a numerosos acuerdos a fin de obtener prerrogativas para las elites locales. Al fin y al cabo no se trataba de cambiar la política, sino de repartir los beneficios.

A partir de 1910 germinó una tendencia nacionalista de izquierdas, con la entrada en el Parlamento de los Nacionalistas Republicanos Catalanes, y a lo largo del siglo esta ideología se extendió en muchas otras regiones históricas.

Casi todos los partidos nacionalistas actuales tienen sus orígenes en la primera mitad del siglo XX. Así, CIU es la otrora Lliga Regionalista, ERC el Partit Republicà Català, y la Asociación Regionalista Gallega el BNG.

Su incidencia en el panorama político se vio ensombrecido por los años de dictadura, pero han resurgido con fuerza en los años de la democracia para poner una nota discordante respecto a las formaciones de ámbito estatal.

Resultado de imagen de partidos regionalistas españa
El nacionalismo está en auge especialmente en Cataluña

Pero por mucho que prosperen estos partidos, parece que no hay manera de que los conservadores abandonen la centralidad y se den cuenta de que no habrá una España unida hasta que todas las sensibilidades culturales se vean representadas a nivel nacional. Aunque también es posible que sea una guerra alimentada adrede por la derecha, que con la banderita de España frente a esos “malvados” que quieren desgarrar la unidad se alza como la protectora de la integridad histórica de la nación.

OS DEJO ALGUNOS VÍDEOS PARA SEGUIR INDAGANDO:

HISTORIA DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA EN LOS SIGLOS XIX Y XX:

LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA:

BREVE EXPLICACIÓN:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s