LOS AMOS DE LA COMUNICACIÓN, O ¿QUIÉN MANEJA NUESTRA OPINIÓN?

El motivo por el cual el marxismo está siendo denostado en nuestros tiempos no es tanto su asociación a los comunismos totalitaristas del siglo XX, sino más bien por causa del estricto diagnóstico que ya en el siglo XIX los filósofos F. Engels y K. Marx efectuaron sobre los defectos del sistema capitalista. No erraron en la teoría de la crisis, y mucho menos en la concesión de la autoridad intelectual a la superestructura. Dicho de otra forma, según el marxismo: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época”.

El concepto de “superestructura” en Marx es tan simple y llano como que las clases obreras, aun siendo explotadas y maltratadas por las oligarquías capitalistas, se encuentran en cierto modo “acomodadas”, o más bien, alienadas, gracias a unos medios de producción intelectual que maneja el capitalismo en beneficio del 1% de la población mundial que posee más riqueza que el 99% restante.

Hay que decir, en este sentido, que la instrumentalización de los medios de comunicación no es patente de corso española, sino que está extendida a lo largo del mundo. Sin embargo, en nuestro país, la ausencia de libertad de prensa está alcanzando unos extremos lindantes con el fascismo.

Resultado de imagen de manipulacion medios de comunicacion
Los medios de comunicación determinan la forma de pensar de una sociedad

Quienes albergamos un mínimo de conciencia social nos vemos muchas veces desbordados por el aluvión de despropósitos mentales que emanan de una población absolutamente alienada. Eso significa “cegada”, “anestesiada”, “sumisa”, “manipulada”. Los amos de la opinión pública juegan con la gente de tal manera que a día de hoy nos queda pequeña la aseveración de Malcom X: “Cúidate de los medios de comunicación porque vas a terminar odiando al oprimido y amando al opresor”.

Actualmente nos creemos en la época de la información, albergamos la ilusión de estar más informados que nunca, cuando en realidad jamás habíamos estado más “desinformados” y más confundidos. Nos llegan noticias desde las muy variopintas vías desde las que disponemos y en muchas ocasiones son contradictorias, ambiguas o censuradas. Una crónica falaz puede hacerse viral, y cuando ya ha recorrido todas las conexiones del organismo que llamamos Internet, y que empieza a poseer un dominio tan elevado sobre nosotros como el Gran Hermano de 1984 de Orwell, ya no hay manera de devolver la credibilidad al acontecimiento. Eso ha pasado, y sigue sucediendo, y no de un modo casual, sino a merced de una serie de oligarcas que operan en beneficio de la clase dominante, de lo que hoy llamamos el establishment.

Resultado de imagen de gran hermano orwell
Como el Gran Hermano de Orwell, hay un control ideológico sobre lo que opinamos

En España, por si no lo sabíais, los medios de comunicación se han convertido en un oligopolio del establishment. Hay ocho grupos mediáticos, pero ciertamente existe entre ellos un acuerdo tácito de no agresión por el que todos ellos repiten hasta la saciedad los mismos mantras en defensa de los intereses privados. Constituyen, en mi opinión, monopolios de la información generalista, sin contar las televisiones y radios públicas, que como ya se sabe, bailan al son que marca el gobierno de turno, habitualmente impuesto por los medios de comunicación privados.

Si uno se detiene a escrutar a los dirigentes de estos grupos de comunicación, y sus raíces socioeconómicas, no es difícil advertir que comparten unos rasgos comunes que son los que luego trasladan a las líneas editoriales de los medios que poseen, y que en todos los casos hallan afinidad con los intereses económicos de las elites a las que en realidad representan. Lejos queda aquello de una prensa para proteger los intereses de la clase obrera.

Para empezar, si bien siempre se dice que existen en nuestro país medios “conservadores” y medios “progresistas”, es necesario aclarar que tal consideración no es más que un proyectado maquillaje para dar la sensación a la opinión pública de que realmente hay una diversidad editorial y de que todavía quedan periodistas que redactan a favor de las clases sociales más desprotegidas.  No obstante, cuando uno indaga sobre los orígenes de quiénes presiden los monopolios mediáticos, advierte que todos ellos son manifiestamente conservadores. Claro adalid de ello lo observamos en el Grupo Planeta, gobernado durante casi toda su historia por un aristócrata, y que  sin embargo en ocasiones se deja ver con andrajos a través de La Sexta, que es todo un homenaje a la hipocresía. Pero ya decía Maquiavelo que la gente juzga por lo que uno aparenta, no por lo que realmente se es.

Otra característica muy evidente es que todos los medios de comunicación están emparentados con partidos políticos que en la práctica actúan como testaferros del establishment, marginando indubitablemente a las agrupaciones políticas que patrocinan intereses verdaderamente sociales, o que simplemente no les interesan. Izquierda Unida, o PACMA, son dos ejemplos tan buenos como muchos otros.

Todos los monopolios mediáticos comparten intereses con monopolios de otros sectores económicos, y muy especialmente con la banca (¡Oh, casualidad!), cuyos directivos se distribuyen los cargos estratégicamente.

Resultado de imagen de banca y medios de comunicacion
Los medios tienen dependencia de la banca

No existe ningún presidente de grupo de comunicación que proceda del proletariado. La mayoría de ellos son herederos directos o indirectos –vía partidos de derecha- del franquismo, mientras que en el caso del Grupo Cope el testigo lo confiere el nacionalcatolicismo.

Así las cosas, no debe extrañar que a la postre nuestros periódicos, televisiones y radios esgriman a cal y canto los mismos argumentos simplemente enfundados en envoltorios de diferentes matices pero mismo trasfondo. No tiene que sorprendernos, asimismo, que movimientos sociales como el 15 M y partidos afines a éstos como Podemos, hayan derivado a la postre en los principales “enemigos del sistema” y sean objeto del constante bombardeo de críticas y reproches por parte de los periodistas del “régimen” establecido.

Para que los argumentos sobre los que trabajo se traduzcan en datos accesibles y perceptibles no está de más analizar uno por uno cada monopolio mediático:

esquema

  1. Grupo Prisa:

Ya hemos visto en varias ocasiones de la historia reciente de España como el poder de este monopolio y de su presidente, Juan Luis Cebrián, ha sido capaz de deponer ejecutivos y también de imponerlos, como acaeció en los últimos meses con el golpe de estado perpetrado desde las redacciones de este grupo y a expensas de la amistad entre el magnate de la comunicación y el expresidente Felipe González.

El poder de Juan Luis Cebrián Echarri, que se cuenta entre los integrantes del famoso Club Bildemberg, viene de largo. Se forjó como redactor en el diario Pueblo, propaganda del Movimiento, y fue jefe de informativos de RTVE durante la última etapa de la dictadura, en la que su padre ya había ocupado un alto cargo en prensa. De ahí que sus orígenes no puedan desvincularse del más puro y duro franquismo, que en España no quiere llamarse como lo que es: fascismo.

Resultado de imagen de juan luis cebrian franquismo
Cebrián trabajó para la propaganda fascista en España

A sus orígenes fascistas hay que sumar sus evidentes relaciones con importantes personalidades del IBEX 35, y con el expresidente del gobierno Felipe González, de ahí que los derechones se empecinen en llamarlo socialista cuando de socialista no tiene ni el carnet. De hecho, a la luz de los hechos su amistad con Felipe González es puramente interesada, y es más que evidente que comparten intereses lucrativos. Últimamente Felipe González ha ejercido su influencia para que una compañía de la que Cebrián es accionista, Star Petroleum, obtuviese la concesión de un importante yacimiento de crudo en Sudán del Sur. Para ello, el antiguo secretario general se reunión con Omar Al Bashir, presidente del país (dictador) después de un golpe de estado militar. Esta es una información que salió a la luz recientemente y que supuso la expulsión de PRISA del periodista Ignacio Escolar, director del medio independiente Eldiario.es

prisa-medios

  1. Grupo Godó:

Este monopolio pertenece a Javier Godó de Muntañola, que es el III Conde de Godó, es decir, que pertenece a una rama de la alta burguesía que en determinado momento alcanzó un título nobiliario (que es, al fin y al cabo, lo que desearon todos los burgueses desde el nacimiento de este grupo social).

Resultado de imagen de conde de godo la caixa
El conde de Godó con el rey

Godó es un conservador vinculado con la política catalana más conservadora (CIU). Económicamente se halla ligado a la banca, La Caixa, en cuya entidad ha sido vicepresidente tercero, y no es un secreto que frecuenta a la monarquía, lo cual quedó patente cuando recientemente el rey Juan Carlos se reunió con él para desligarle del desafío independentista.

godo

  1. Grupo Planeta:

Actualmente el presidente del grupo es Josep Crehueras Margenat, pero desde su creación el monopolio ha estado en manos de los marqueses de Lara, otros aristócratas advenedizos como los Godó. El grupo sigue siendo patrimonio de la familia Lara, cuyos orígenes, igual que los de Cebrián, se encuentran en el franquismo. De hecho, el II Marqués de Lara, José Manuel Lara Hernández, participó activamente en la represión política en Cataluña después de la Guerra Civil, lo cual le llevó a encabezar el Sindicato Vertical de Artes Gráficas.

Su hijo, Lara Bosch, estuvo en el consejo de administración del Banco Sabadell Atlántico, así como en otras empresas, “méritos” por los cuales el año 2007 (tripartito) la Generalitat le concedió la Creu de Sant Jordi.

Si algo tienen los Lara es que han sabido conferir a sus medios diversos tintes políticos, desde la más rancia derecha hasta el progresismo más efervescente, de manera que más que a un solo grupo político del establishment pueden vincularse a todos ellos.

grupo-planeta

  1. Grupo Vocento:

Presidido a día de hoy por Santiago Bergareche Busquet, en sustitución de Rodrigo Echenique, que curiosamente asumiría la vicepresidencia ejecutiva del Banco Santander.

El principal medio de información de este grupo es el periódico ABC, de tendencia ultraderechista, y un airado defensor de los intereses de los ricos. Baste echar un vistazo al currículum de Bergareche (es Vicepresidente Primero del Grupo Ferrovial; Presidente de Dinamia Capital Privado, consejero en Sociedad de Capital Riesgo, S.A., Consejero de Maxam Corp. Holding, S.L. y Consejero de Deusto Business School; miembro del Consejo Asesor de Willis Iberia.), para comprender cuáles pueden ser los objetivos de su presidencia. No resulta en balde añadir, que en el pasado ha sido Director General y Miembro del Comité de Dirección del BBVA, Presidente de Metrovacesa, Presidente de Agromán, Consejero Delegado de Ferrovial y Presidente de Cepsa. Vamos, todo un defensor del proletariado.

grupo_vocento

  1. Grupo Unidad Editorial:

Presidido por Antonio Fernández- Galiano, que empezó trabajando para el Banco Central. Se trata, en este caso, de una persona que generalmente ha estado ligado al mundo editorial, aunque con una evidente vinculación con los políticos conservadores.

Su relación con la política le viene por línea paterna, pues su padre Antonio Fernández-Galiano Fernández, fue un alto cargo de UCD, senador y presidente de Castilla-La Mancha, mientras que él militó en las juventudes del partido de Adolfo Suárez para, más tarde, pasar al mundo de la empresa.

Por otra parte, cabe señalar que Galiano sucedía en el cargo a Carmen Iglesias, muy ligada a la monarquía española (fue tutora de la Infanta Cristina y Preceptora de Felipe VI), y al PP, con el cual participó en el Consejo de Estado durante los gobiernos de Aznar.

montaje-unidad-editorialunidad-editorial-2

  1. Grupo Cope:

Dirigido actualmente por Fernando Giménez Barriocanal, servidor de la Conferencia Episcopal Española, donde se formó. Los intereses de este monopolio son los de la Iglesia más conservadora, la de Rouco Varela, muy alejados de la incipiente tendencia progresista marcada por Francisco I, quien decía recientemente que los verdaderos cristianos se parecen a los comunistas.

La línea editorial de los medios de comunicación de este grupo es abiertamente neoliberal, siendo sus principales colaboradores defensores de los partidos políticos de derechas.

cope

  1. Grupo Moll- Prensa Ibérica:

Su propietario es Francisco Javier Moll de Miguel, vinculado con la banca pues a comienzos de los años 70 del siglo pasado trabajó en San Sebastian en el Banco Atlántico.

Su relación con la política le llega a través de su mujer, María Aránzazu Sarasola Ormazabal, hermana de Enrique Sarasola Lerchundi, que era el empresario de cabecera más afín e íntimo amigo de Felipe González, con el que fundó el grupo mediático.

EPI tiene una deuda de origen con el PSOE que ha ido amortizando a lo largo del tiempo, posicionándose en todo momento a favor de este partido, haciendo campañas contra los líderes locales del PP, como ha ocurrido con Zaplana en Valencia o con Soria en Canarias, pero también a aquellos que en su propio partido osaban enfrentarse con Mariano Rajoy, al que siempre han reverenciado, cuando no alabado, posiblemente desde su relación en Pontevedra con los editores de El Faro de Vigo o gracias a algún acuerdo ignoto. Por ello, contrario todos los que forman el grupo inmediato de Rajoy, resultan habitualmente halagados.

epi

  1. Grupo Joly:

Se trata de un monopolio de la familia Joly, que pertenece a la burguesía andaluza y que desde sus inicios se dedica al campo editorial. Su presidente, José Joly Martínez de Salazar, es el principal heredero del grupo, y si bien se le vincula al PSOE andaluz, es más difícil que en otros casos encontrar relaciones evidentes.

En todo caso, hay que señalar un dato importante. Su consejero editorial es Manuel Clavero Arévalo, que en 1979 fue Ministro de Cultura con UCD, con lo que la línea a seguir no puede ser más que conservadora.

joly-grupo

OS DEJO UN VÍDEO SOBRE EL MONOPOLIO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN ESPAÑA:

Anuncios

2 comentarios sobre “LOS AMOS DE LA COMUNICACIÓN, O ¿QUIÉN MANEJA NUESTRA OPINIÓN?

  1. Si,ya sé,pero uno se puede corromper o no , y está es la cuestión,no todos,nos dejamos corromper por dinero o un trabajo,para mi es mas importante mi dignidad como persona, que todo el oro del mundo… yo tengo poco dinero y me sobra dignidad.. prefiero morir de pie,que vivir de rodillas… cuando uno se arrodilla ante cualquier.persona deja de ser un ser libre y grande..

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario, Rosa. Por desgracia, lo que yo pienso es que habitualmente las personas que llegan tan arriba en el mundo de la empresa o de la política suelen ser ciertamente despiadadas y no tienen reparos en corromperse. La dignidad es algo que les importa poco. De ahí que, en mi opinión, tan solo nos queda un remedio para luchar contra el egoísmo humano: la educación. Y si ésta es controlada por las oligarquías, entonces no nos queda nada.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s